Beethoven; el compositor más famoso y su relación con la sordera

Beethoven; el compositor más famoso y su relación con la sordera

SaludArte | 24/05/2022 | Gelmin González

Más de una persona se ha preguntado cómo fue posible que uno de los músicos y compositores más conocidos del mundo destacó y alcanzó la inmortalidad a pesar de su sordera, pero lo que muchos no saben es que Ludwig van Beethoven no siempre fue sordo, de hecho, fue hasta los 30 años que empezó a perder su audición, aquí conocerás su historia.

Beethoven fue un músico revolucionario, nació en Alemania alrededor del año 1770, a pesar de vivir en una familia humilde, desde pequeño estuvo relacionado con la música, primero su abuelo fue quien lo acercó a ese mundo al integrarlo al grupo de coro musical que dirigía en la capilla de su comunidad, después su padre también le enseñaría sus conocimientos musicales tratando de crear en su hijo un nuevo “Mozart”.

A los 7 años Ludwig se presentó por primera vez en público, ahí comenzó a mostrar su talento, a esa edad ya tocaba piano, órgano y clarinete, tres años más tarde dejó la escuela y se centró en la música. Así pasó sus primeros años, fue hasta los 16 que viajó de Alemania a Austria, la capital de la música clásica, con la intención de tomar clases con los mejores maestros de su época.

Con el paso del tiempo su éxito no hacía más que crecer, poco a poco fue reconocido como uno de los compositores emergentes prodigios de los últimos años, a pesar de ser medianamente conocido, fue hasta los 27 años que estreno su primera sinfonía y consiguió la admiración de la elite social.

No se sabe exactamente por qué, pero alrededor de 1800 Ludwig van Beethoven comenzó a tener problemas de audición, un hecho, que a él le parecía completamente lamentable e incomprensible, aún con este problema, continuó componiendo, aunque su salud mental comenzó a deteriorase al punto de contemplar el suicidio. Claro de luna, Sonata para piano número 8, Para Elisa y Patética, fueron algunas de las obras que escribió con su sordera.

Cuando su sordera fue total, Beethoven, decidió aislarse y comenzó a perder la vida social que tenía, se convirtió en una persona reservada, enojada y triste, empezó a comunicarse por escrito, pero siguió componiendo, aunque ya no podía escuchar, podía saber cómo se oirían las notas que escribía por la memoria auditiva que tenía.

En sus últimos años escribió algunas de sus creaciones más conocidas: La quinta sinfonía, La misa Solemnis y la novena sinfonía, de hecho esta última fue presentada en público por Beethoven, a pesar de alejarse de los escenarios por más de una década, Ludwig, decidió presentarla en el teatro Kärntnertortheater, el evento fue uno de los más esperados, la gente tenía el morbo de ver qué pasaría, se dice que dirigió a la orquesta con pasión y desenfreno, llevándose los aplausos del público, aunque él no pudo escuchar las palmas recibidas, supo que la presentación fue un éxito.

Ludwig van Beethoven murió en 1827 en Viena, Austria, falleció una noche lluviosa, recostado en su cama y rodeado de amigos. Se sospecha que la causa de muerte fue una falla hepática, pero hoy, después de más de 250 años de este hecho las investigaciones continúan.