¿Qué cuidados debo de tener ante el celo de mi mascota?

Compártelo con alguien

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

¿Qué cuidados debo de tener ante el celo de mi mascota?

La Mejor Compañía | Gelmin González | 10/03/2022

Todos los perros requieren un cuidado y un trato especial, pero cuando se trata de una hembra es importante estar consciente de que requerirá una mayor atención por el proceso de celo que comienza entre los seis meses y el año.

La etapa de celo se caracteriza por ser un periodo de entre 10 y 20 días en el que las hembras comienzan su ciclo reproductivo, en él las perras estarán dispuestas a la monta del macho y es un tiempo en el que estarán más susceptibles a experimentar cambios hormonales y físicos.

Como se mencionaba anteriormente, el primero celo de las hembras comenzará entre los seis y doce meses, a partir de ese momento el ciclo se repetirá cada seis meses o en caso de ser una perra irregular puede repetirse cada cuatro meses.

Las fases del celo se dividen en dos: proestro y estro. En la primera existen cambios en la vulva, así como signos de sangrado, además los cambios del comportamiento pueden ser más evidentes, en esta etapa las hembras evitarán a los machos. En cambio, en la segunda fase la perra es más receptiva al macho y el sangrado habrá desaparecido.

Si tu mascota está pasando por este ciclo es importante que sigas algunas recomendaciones. La higiene, la atención y la paciencia serán vitales para que tu perra salga de este proceso sin ninguna complicación.

Debes de saber que la primera parte del celo estará dominada por el sangrado, así que si quieres que tu casa se mantenga en optimas condiciones tienes que considerar el uso de pañales especiales para las perras que viven esta etapa.

No tengas miedo a sacarla a sus paseos diarios, el celo no es sinónimo de encierro, pero mantén atención especial a sus movimientos, procura usar correa y pasearla por zonas en las que no encuentre muchos perros, así evitarás montas indeseadas. De igual manera tendrás que prestar más atención a sus reacciones ya que pueden intentar escapar por puertas y ventanas, y así buscar algún macho que las monte.

La clave para esta etapa está en la paciencia, debes de tener en cuenta que serán días de cambios, notarás que no tiene el mismo humor de siempre y necesitará mucho cuidado y amor.