Predijeron la era de los robots en la Antigua Grecia

Predijeron la era de los robots en la Antigua Grecia

BRT | 07/07/2022 | Gelmin González

¿Te has preguntado quién fue el primer humano en imaginar un robot? Podrías suponer que fue hace cincuenta, cien o máximo doscientos años, sin embargo, la respuesta es más fascinante de lo que esperas, pues en la Antigua Grecia, ya había alguien que pensaba en vida artificial…

La mayoría de las personas suelen pensar que el humanoide que diseñó Leonardo da Vinci, elaborado por poleas y engranajes, es el primer boceto de un robot funcional para la vida humana, pero, desde los años 750 – 650 antes de Cristo, la sociedad ya pensaba en réplicas de humanos, animales, vehículos autónomos, sirvientes artificiales o barcos que se dirigían automáticamente.

Es bien sabido que la imaginación ha sido el detonante de las grandes creaciones que han hecho fácil el día a día, en la era de Homero (poeta de gran reconocimiento en la Antigua Grecia), existieron distintos mitos que invitaban a los pobladores en pensar más allá de lo tangente, cuentos que se acercaban a una ficción sorprendente y retadora.

Talos, fue uno de estos relatos fanáticos y alejados de la realidad, se trataba, ni más, ni menos, que de un ser autómata que ha sido descrito como “el primer robot en la tierra”, según el relato, Talos fue un gigante de bronce encargado por Zeus para resguardar la isla de Creta de los piratas, el encargo supuestamente fue realizado por Hefesto, dios de la forja.

Este ser de bronce estaba programado para detectar seres extraños y hundir barcos extranjeros, además, tenía la facilidad para calentar su cuerpo de metal y torturar así a las personas que pusieran en peligro el territorio.  

Este autómata fue representado durante un gran tiempo en monedas, pinturas y vasijas, convirtiéndose en un fenómeno de la época por su majestuosidad, imponencia, y sobre todo, por ser capaz de poner a las personas a pensar más allá de lo cotidiano.

El mito de Talos ha hecho creer a un gran número de personas que su figura puede ser considerada como el primer parteaguas de los robots en la humanidad, dejando en claro que la imaginación puede llegar a volverse realidad con tiempo, esfuerzo, creatividad y tecnología.