Cuencos Tibetanos, La Sanasión A través del sonido

Compártelo con alguien

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Cuencos tibetanos, la sanación a través del sonido

Lazos | 23/02/2022 | Gelmin González

El principio de la resonancia menciona que una vibración intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable, este es el principal fundamento en el que se basa cualquier terapia de sonido, el objetivo de estas es que una vibración pueda ser sentida de manera similar en otro cuerpo y una de las principales bondades de realizar este tipo de practicas es aprovechar la modificación cerebral producto de las frecuencias vibratorias para entrar a estados de conciencia que sean más receptivos a la auto sanación.

La terapia vibracional es una de las alterativas de la musicoterapia que más popularidad han ganado en los últimos años, esto es por los efectos curativos que puede llegar a tener y por la gran belleza que tienen sus sonidos, los expertos la describen como un masaje sonoro realizado con instrumentos metálicos (cuencos tibetanos) que son golpeados o frotados con una baqueta de una manera armónica y con una gran naturaleza sanadora.

Para disfrutar los beneficios de estos sonidos es necesario que el terapeuta guíe al paciente a través de las vibraciones. La terapia vibracional o terapia de cuencos ha sido usada por años en ritos, viajes astrales, despertar de conciencia y en la curación de enfermedades físicas, mentales o espirituales. Plata, oro, mercurio, estaño, plomo, cobre y hierro son los siete materiales que forman un cuenco tibetano original, además se recomienda que el instrumento haya sido forjado de forma artesanal.

Aunque en sus inicios (que datan del periodo entre los años 560 y 480 a.C.) esta práctica terapéutica era destinada solo a monjes que requirieran meditación y sanación en sus monasterios, hoy se ha demostrado en distintas investigaciones científicas que el sonido de los cuencos puede conseguir la autodestrucción de células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.