La sexualidad femenina y sus mitos​

Compártelo con alguien

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

La sexualidad femenina y sus mitos

Cuando La Fuerza Mengua | Gelmin González | 14/04/2022

La sexualidad es más que el coito, es un factor vital para la expresión, conformación y exploración de nuestra identidad. Cada persona es capaz de compartir, vivir, amar y sentir a través de la sexualidad.

Durante años la sociedad ha vivido revoluciones de conciencia, ha habido tiempos de apertura y de silencio, a raíz de las costumbres y tradiciones se han creado vergüenzas, frustraciones y eufemismos que concluyen en mitos y tabúes en la sexualidad.

Las mujeres históricamente han sufrido represión sexual, la lucha por visibilizar los derechos y el placer sexual femenino ha durado décadas y día tras día se han logrado pequeños pasos que han dado como resultado una conciencia colectiva más abierta y receptiva.

A pesar de estos avances todavía existen mitos que envuelven a la sexualidad femenina, aquí te presentaremos algunos.

Las mujeres tienen poco deseo sexual

Este es uno de los mitos que están influidos por los estereotipos de género en el mundo. El deseo sexual es impulsado por la testosterona en los hombres y por los estrógenos en las mujeres, por lo que es natural que ambos tengan deseo sexual, sin embargo, es aceptado que los hombres siempre estén dispuestos a ejercer su sexualidad, pero cuando esta situación es inversa, la mujer es catalogada como promiscua o intensa.

La masturbación es mala

Contrario a lo que se le ha hecho pensar a la población, la masturbación es sana y hasta cierto punto recomendable en distintas etapas de la vida. La autoexploración beneficia el conocimiento del cuerpo y el disfrute de la sexualidad. Sin embargo, la masturbación se ha llenado de sentimientos de culpa, inferioridad, infelicidad o falta de autoestima, durante años a muchas mujeres se les ha hecho creer que masturbarse no es bueno, menos cuando estás en una relación de pareja.

La virginidad tiene una edad límite

La pubertad y la adolescencia están llenos de incertidumbre, mitos y estigmas. Es una etapa en la que informarse y hablar en confianza con personas expertas en sexualidad es ideal para guiar por una sexualidad libre, plena y responsable a los jóvenes. No existe una edad limite para empezar a tener relaciones sexuales, el limitar el acto sexual a una edad trae como consecuencia pensar que el sexo sólo es penetración, por lo que lo más aconsejable aquí es orientar responsablemente y dar espacio a las preguntas y respuestas.